UNIDOS POR LA JUSTICIA

Justicia para todos a través de fortalecimiento institucional y mejora en el acceso y participación en la seguridad.

En los últimos años, el Gobierno de Honduras ha logrado importantes avances en la mejora de administración de justicia y seguridad ciudadana en uno de los países que ha sufrido una de las tasas de homicidio en tiempo de paz. A pesar del progreso, la violencia y la impunidad continúan siendo una gran preocupación, con una tasa de homicidios de 60 por cada 100,000 habitantes al principio del 2017. En este momento crucial, USAID está realizando una importante inversión destinada a aprovechar el reciente impulso a la reforma para fomentar el cambio sistémico con el potencial de frenar la criminalidad y la violencia que ahora obstaculiza el desarrollo hondureño.

A UN ACERCAMIENTO ÚNICO A LA MEJORA DE LA SEGURIDAD

Unidos por la Justicia es un proyecto de 34 millones de dólares financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), enfocado en contribuir al desarrollo de instituciones del sector judicial, de seguridad, y de la sociedad civil más efectivas y confiables. Está programado que el proyecto finalice  el primer trimestre del 2021. Unidos es único tanto en su alcance – uniendo la justicia, los derechos humanos y la seguridad bajo un solo esfuerzo integrado – y en su profundidad, adoptando un acercamiento top-down, bottom-up trabajando con ministerios y activistas comunitarios relevantes, además de la población en general.

Unidos por la Justicia busca mejorar el acceso a justicia, especialmente para las poblaciones más vulnerables en Honduras: niños, mujeres, personas con discapacidad, grupo indígenas y garífunas y miembros de la comunidad LGTB.

RESULTADOS ESPERADOS

La sociedad civil participa activamente en la mejora de la seguridad y el acceso a la justicia en los barrios más propensos a la delincuencia y la violencia del país.

Instituciones gubernamentales responsables de proporcionar seguridad, impartir justicia y garantizar el respeto a los derechos humanos funcionando de manera más eficiente y eficaz, y cumpliendo esos mandatos.

Mejora de la policía comunitaria apoyada por comunidades con más confianza e involucradas para que las comunidades sean más seguras.

Teoría de cambio

La teoría del cambio del proyecto postula que si se logran los tres resultados – una policía más eficaz gane la confianza de los ciudadanos más comprometidos con un mejor acceso a mejores servicios del sector de la justicia – la situación de seguridad mejorará de manera sostenible.

UN COMPONENTE MÁS DE LA ESTRATEGIA BASADA EN EL LUGAR DE USAID

Unidos por la Justicia enfocará sus esfuerzos en cinco áreas urbanas: Tegucigalpa / Comayagüela, San Pedro Sula, Choloma, La Ceiba y Tela. La estrategia basada en el lugar (PBS) une los esfuerzos informados de prevención de la violencia con una concentración de iniciativas en las áreas geográficas con mayor incidencia de actividades de pandillas, delincuencia y violencia. La estrategia no solo se centra en las áreas que más la necesitan, utiliza también los datos recolectados localmente para adaptar las intervenciones de varios proyectos complementarios de USAID a las necesidades y oportunidades únicas que se encuentran en cada municipio objetivo, barrio por vecindario.

Unidos por la Justicia colaborará con otros proyectos de USAID y con los esfuerzos de otros donantes que persiguen objetivos complementarios en estas comunidades y en las instituciones de justicia, derechos humanos y seguridad a nivel nacional, municipal y comunitario.

ACTIVIDADES PLANIFICADAS

Unidos por la Justicia otorgará donaciones a organizaciones de la sociedad civil (OSC) hondureñas que educarán a los miembros de la comunidad sobre sus derechos y cómo acceder a los servicios de justicia. Estos esfuerzos incluirán consejo legal y acompañamiento para individuos que enfrentan las mayores barreras de acceso al sistema. El proyecto apoyará al Poder Judicial, el Ministerio de Seguridad, el Ministerio Público y la Comisión Nacional de Derechos Humanos en la implementación de reformas operativas y administrativas, incluyendo modelos de gestión de vanguardia e innovaciones tecnológicas. La mejora de la gestión y el análisis de los datos permitirá un uso más eficaz de los recursos humanos y financieros, incluida la inversión bien orientada. Unidos por la Justicia también fomentará una mayor coordinación interinstitucional para que los diferentes componentes del sistema de justicia trabajen juntos más eficazmente.