Por: Marina Isabel Ferrufino

Quiero compartir con ustedes un poco de mis pensamientos y experiencia como Especialista en Inclusión de Género del proyecto Unidos por la Justicia.  Cuando me preguntan por qué trabajo a favor de los derechos humanos para ayudar a mitigar las desigualdades de género, lo cual inicié en el año 2008, desde diferentes proyectos de desarrollo; la respuesta es simple: no es solo una actividad laboral, sino un compromiso personal para avanzar en el reconocimiento de mis derechos, de los de las mujeres  y los derechos de todas las personas.

Creo en el poder de las mujeres para ser agentes de cambio, pero creo más en el poder de toda una sociedad unida, hombres y mujeres, adultos, niños, niñas, adolescentes,  jóvenes, personas con discapacidades, de la diversidad sexual, de origen étnico,  gobierno junto con los ciudadanos; abordando los problemas  sociales, culturales y estructurales, con visión de equidad e inclusión, sin distinción y discriminación, pues en el reconocimiento de los derechos de todos, con nuestras diferencias, pero iguales como seres humanos,  construiremos una sociedad más justa y equitativa.

Nuestro proyecto, que llamaremos en forma más simple “Unidos”, tiene el enorme compromiso de brindar apoyo a todas las iniciativas en el tema de acceso a la justicia, en que se incluya el enfoque de género para garantizar el pleno goce de los derechos humanos de las mujeres y las niñas, que constituyen, como saben,  la mitad de la población de nuestro país, pero al mismo tiempo han sido históricamente  excluidas de las oportunidades; pero lo más grave, por su condición de vulnerabilidad  son las más castigadas por la violencia imperante en todas sus manifestaciones. Todavía no conocemos, en su verdadera dimensión, el impacto negativo en lo social y económico que significan las muertes y violencia generalizada contra las mujeres y las niñas que ocurren en el país y que tenemos la obligación de prevenir y mitigar. Sí sabemos, por un estudio que financió la USAID, que casi un 43% de las mujeres y niñas han recibido en alguna fase de su vida un abuso o violencia.

Nuestras actividades incluyen el diseño y formulación de políticas públicas en género, pasantías para apoyar la inserción laboral de jóvenes mujeres, capacitaciones al sector justicia en temas de violencia basada en género, sensibilización a la Policía Nacional en el tratamiento a mujeres víctimas de violencia, entre muchos otros temas. Son muchos los desafíos que tenemos pendientes como sociedad hondureña para avanzar de forma efectiva en la igualdad de género, pero también es necesario que reconozcamos los pasos positivos que se han ido alcanzando gracias a la labor incansable de muchos colectivos y organizaciones de la sociedad civil que defienden todos los días los derechos de las mujeres en el país.

Un día como hoy, es importante que dediquemos unos minutos de reflexión sobre los avances en nuestros derechos como mujeres y lo que ha costado esa lucha en tiempo, dedicación y vidas. El Día Internacional de la Mujer se celebra cada 8 de marzo, después de que, en plena revolución industrial, un 8 de marzo de 1857, un grupo de trabajadoras del sector textil decidió salir a las calles de Nueva York para protestar por sus malas condiciones laborales. Unidos por la Justicia actualmente está trabajando en coordinación con el Consejo Hondureño de la Empresa Privada, para sensibilizar a los tomadores de decisiones en el logro de ambientes laborales libres de violencia y discriminación.

La igualdad de género funciona y está produciendo sociedades más justas, equitativas y civilizadas. Te invito a cambiar las lentes con las que observas el mundo, todas y todos somos agentes de cambio y debemos trabajar juntos en sociedades más igualitarias para hombre y mujeres. Nos sentiremos muy contentos de recibir sus aportes y recomendaciones al  correo marina_ferrufino@dai.com.

¡ALCEMOS NUESTRAS VOCES A FAVOR DE LA EQUIDAD E INCLUSIÓN!

 

 

  • 145
    Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published.